Lista actual 9,704 recetas en 54 categorías!

 
Garbanzos con espinacas : (vista 2914 veces)
Fecha de alta: 1 Jan 2012
Listed in: Verduras , Quesos y Legumbres / Legumbres
Califica esta Receta:
  • Actualmente 3.17/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Clasificación: 3.2/5 (6 votos elenco)

Ingredientes

Vacío

Instrucciones para cocinar

Desde el pavo de Nochebuena que no me había quedado tan a gusto cocinando, ni degustando el resultado.

Y es que, a mi gusto, que no hay nada como la cocina tradicional, esa que huele a cocinilla de carbón, a delantal húmedo, poyete de piedra, almirez descantillado y silla de anea. La que pasa de madres a hijas (ay, que yo no tuve hermanas) y a lo largo de generaciones se refina y depura hasta reunir en ella el placer del sabor, el sentido común de la economía y la sabiduría de la nutrición.

Total que ayer dejé a remojo, con un pizco de sal, unos garbanzos con la idea de arreglar con ellos la comida de hoy pero sin tener muy claro cual iba a ser su destino real.

Esta mañana rebusco en mi despensa, desangelada tras la cuesta de enero, a ver si saltaba la chispa, y pude hacerme con una cebolla, tres tomates, dos dientes de ajo, diez almendras que quedaban en un tarro, algo de panceta ahumada en la nevera, junto con el caldo de la ternera de los escalopines al ajo del jueves y ¡¡sí!!, dos bloques de espinacas congeladas.
Con esto bastaba. Lo primero el caldo de carne. Los amigos me preguntan mucho aquello de si cuando en una receta pone "caldo de carne" se refieren a una pastilla de [espacio para su publicidad]. Bien, bueno, si no queda más remedio, dá sabor, no es tóxica,... pero yo prefiero guardar los recortes que me quedan de "limpiar la carne". Rara vez compro "filetes", me gusta más comprar un redondo y filetearmelo yo en casa, me sale más barato y con los restos, nervios, fibras y trozos de calidad inferior, los machaco hasta casi pulpa para que el líquido penetre hasta sus húmedas intimidades (¡¿alguien quería un menú erótico???) los hiervo en agua con un toque de oloroso "pale cream" y poquita sal, alguna verdura (o no) y alguna especia (perejil y laurel habitualmente), dos horas a fuego bajito hasta que "reduzca". Filtro y tengo un caldo de carne a mi gusto, no llegará a "fondo oscuro", pero es más natural, mas íntegro, más "auténtico", y que puedo guardar cuatro o cinco dias en nevera y ni sé cuanto en congelador.

Pongo un "compat-dís" y los niños cantores de Viena empiezan a ulular el Requiem Aeternam de W.A.Mozart. Lo primero que hago es poner un calderito con agua al fuego para luego pelar los tomates.

Para el "Kyrie" estoy rebanando la panceta. Se puede usar "bacon", pero la panceta ahumada es práctiacmente lo mismo, sale mucho más barato y no tiene conservantes autorizados ni de los otros. Eso sí, tienes que gastarla porque no es frecuente que te vendan un cachito, pero yo la gasto. La panceta en tiritas finas, sin la coriacea piel ni níveos cartílagos, y ahora pongo en un caldero un chorrito de mi mejor aceite, de Archidona (Málaga), extra virgen primera prensa, y dos cucharadas de manteca.

El sonoro "Dies Irae" se acompaña del crepitar de este sabroso sub-jamón en la grasa fundida. Mientras voy picando fina, fina la cebolla, sin robot, hoy a mano, aunque yo entone el "lachrimosa" antes de tiempo. Justo cuando un bajo profundo como una caverna paladea "Tuba mirum spargens sonum" la cebolla se reune con la panceta mientras reduzco fuego.

Ahora pincho un tomate con el tenedor y lo sumerjo en el agua bullente del caldero que antes nombré. Pronuncio lentamente las palabras mágicas:"To-ma-té, pe-la-té" y lo saco. Con un cuchillo de punta sajo un ojal en la piel tersa de la baya y de un tirón sale un jirón de piel ancha. Así se pela un tomate en seguida y con facilidad; cuando los niñatos pijos de Viena gritan a voz en cuello "REX... REX... REX TREMENDAE!!!" los tres tomates están pelados y su carne se hace pulpa bajo el plato del pasapuré, llorando sangre limpia de semillas sobre el aceite caliente.
Mientras el sofrito burbujea y enrojece comienza el cadencioso "Recordare Jesu pie" y yo escurro los garbanzos. El garbanzo habla manchego, como la judía es catalana y la lenteja andaluza; que "no de donde naces sino de donde paces", y al adusto sabor del garbanzo es en la roja estepa donde más y mejor lo coronan de aromas y le dan esa terneza suave que nadie hubiera supuesto en la dicotiledónea cuando era bola cruda, arrugada y seca.
Añado los garbanzos al refrito y remuevo hasta que está tinto el resultado. Añado el caldo de carne, 1/4 de litro, tapo y dejo que en la oscuridad bailen danzas prohibidas al ritmo hipnótico del blup-blup.

El genial "Confutatis" que la película de Forman mitificara hasta el populachismo me acompaña mientras recurro a otro truco culinario: pongo una taza con agua en el micro-ondas, a que hierva, entonces vierto en ella las almendras, medio minuto más y ya está. Escurro las almendras y al apretar su piel brinca la semilla dejando atrás la camisa húmeda y arrugada.

El lamento sombrío del "Lachrimosa" me pilla tostando en sartén húmeda de aceite las almendras y los dientes de ajo pelados. Sobre el fuego meneo la sartén y sobre ésta las blancas semillas mixtas van como locas de un lado a otro hasta que se adivina el rubor en las mejillas de la blanquisima pipa. Entonces las vierto sobre el cuenco del almirez y en esta picota cruel las he de reducir a polvo junto a las oleadas de voces que en el ofertorio rezan: "Quam olim Abrahae promisisti..." y al "Hostias et preces" cae la mixtura a la olla.

Las espinacas vienen ahora con forma de pastilla de jabón "lagarto". Así al pronto no sabe uno si van al microondas o a la lavadora. Ya casi no encuentro en Gran Canaria espinacas frescas. Me pierdo el lavarlas y cortarlas como aprendí de mi madre, que ya dije que no me dió Dios (o el diablo) hermanas que asumieran esta herencia en mi lugar.
Vuelvo la sartén al fuego y ahora otro punto de aceite que templo y llueve mirífico pimentón sobre él cuando la privilegiada colegiata truena "Sanctus, Sanctus, Sanctus". Al poco es una salsa caoba la que crepita sobre el fuego y a ella van las hojas oscuras y desechas. Remuevo y remuevo a fuego mínimo tarareando aquello tan popular de "Benedictus qui venit in nomine Domini".
El "Agnus Dei" es marcha fúnebre de estas espinacas que caen a la fosa común del caldero. Pruebo de sal, que no he puesto hasta comprobar que el efecto del caldo se hace insuficiente, y corrijo con dos sabios pellizcos el defecto de sabor.

Por fín puedo escanciar en catavino alto tres dedos de un "málaga" de sacristía, que en invierno sustituye en mi cocina al "meado de ángeles" (Guillermo dixit), y oir relajado el triunfo del "Lux Aeterna". "Algo tendrá el agua cuando la bendicen" regañaba el cura al sacristán que frecuentaba más la tasca que la parroquia, "Pues mire usted Padre", respondía el aludido, "qué tendrá el vino cuando lo consagran".

Una hora y ocho minutos dura esta versión de la obra póstuma del salzburgués. Una hora y ocho minutos pues, aunque menos genialmente, tardé esta mañana en preparar la comida. Ahora es momento de servir y disfrutar, que es de lo que se trataba desde un primer momento, aunque ya digo, yo me lo he pasado de p.m.

Imágenes relacionadas con esta receta:

Esta receta tiene 0 imágenes.

Comentarios de Visitantes (0):

Esta receta tiene 0 comentarios. Añade tu opinión en el menú de la derecha.

 

Otras recetas en esta categoría:

Lentejas estofadas con jamón Okra seca ( Weka) Ensalada de Garbanzos-Hommos- con Tahina. JUDIAS BLANCAS Garbanzos con chorizo (microondas) ñame con -Kolkas- acelgas ESCUDELLA BARREJADA Albóndigas de patatas Chiles en nogada Lentejas con arroz - oshari Ads be Guebba-

Enlaces de recetas:

Convertir Liquidos Convertir Pesos Convertir Temperaturas Gas Mark Tables Vegetable Cooking Times Convertir Medidas Agregar nueva receta Recomedar esta recet a un amigo Versión para imprimir

Opina sobre esta receta:

Para la prevención de spam, introduzca el código de: Code:

Saltar a la categoría:

Nube de tags:
  • No hay ninguna etiqueta para mostrar

- Valoración de la receta - 002911

 

 


 

Gracias, sus comentarios se han agregado!
Por favor, cierre esta ventana y vuelva a cargar la página principal.